Dompick visita a Gribok, restaurante ruso en Madrid

comida rusa Madrid

Nos acercamos a Ventas, al restaurante Gribok especialista en comida eslava,  para hablar con Diana Villa Bokov,  una de las emprendedoras que ha fundado este negocio. El local aparenta ser pequeño, pero una vez avanzas por el pasillo central te encuentras con grandes salones en los que poder degustar la auténtica comida rusa.

 

El restaurante lleva apenas unos meses en funcionamiento, sin embargo, ya cuentan con clientes fieles que repiten gracias a la calidad que ofrecen. Por lo que si tenéis ganas de experimentar el sabor de nuevas recetas, a un buen precio,  Gribok es el restaurante indicado.

¿Es difícil la integración de los rusos en España? ¿Tiene muchas dificultades emprender en Madrid? Diana, una de las dueñas y fundadoras de este restaurante, nos ha contado su experiencia personal. Esperemos que sirva de guía para aquellos que se estén planteando venir a vivir a España, y a todos los interesados en abrir un negocio.

 

Diana, ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en España? ¿Siempre has vivido en Madrid?

Unos 24 o 25 años, mis padres se instalaron en Madrid, así que vine aquí con ellos. Mi padre es uno de los hijos de después de la guerra y es español, mi madre rusa.  Antes de venir aquí,  viví en Valencia, Barcelona, Málaga y en varios sitios más,  en Rusia estuve hasta los 12 años.

¿Qué tal se vive entre españoles? ¿Es fácil la integración? ¿Crees que más sencillo que en otras ciudades españolas?

Cuanto más joven llegas, más fácil es la integración, de todas maneras es muy sencillo porque aquí te acogen muy bien. Además, yo llegué en la época en la que los rusos se consideraban exóticos, ahora se consideran más una plaga (entre risas); pero sí, éramos dos rusos en todo el pueblo, en Villalba, y a todo el mundo le parecían fascinantes los países del este. Incluso me preguntaban por los tópicos ¿hace mucho frío en Rusia? Escuchaban Rusia y pensaban directamente en Siberia.

No he notado la diferencia entre Madrid y otras ciudades, hay gente amable y hay redomados idiotas en todas partes, pero es verdad que se encuentra gente más simpática que borde. Eso sí, cuanto más al norte, más identificada me siento porque la gente es más reservada. Cuanto más al sur, más incómoda, porque la gente es demasiado abierta.

 

Entonces, ¿son ciertos los tópicos de que los rusos son más fríos? ¿Os molesta que la gente sea abierta u os acabáis acostumbrando?

No es fría la palabra, son muy cálidos y abiertos  pero una vez les conoces. Lo que no se puede es  venirle de buenas a primeras y empezar a sonreír y a contarles chistes porque te van a mirar como si fueras un rarito o un tonto (entre risas). No son bordes, son reservados.

A todos los que venimos aquí nos pasa lo mismo, da igual a la edad a la que vienes, siempre nos queda algo de rusos y algo de españoles, así que al final se traduce en que no nos sentimos cómodos ni en Rusia ni en España.

¿Qué imagen tenías de los españoles antes de mudarte? ¿Se ha cumplido? ¿Cómo nos definirías en una frase?

Me costaba muchísimo localizar España en el mapa, era una cosa tan pequeñita que lo englobaba en Europa, no tenía demasiados pensamientos sobre el país.

En una frase… ¿Aparte de sevillanas y toreros? (Entre risas). Es muy difícil, pues… que habéis convertido la fiesta en un arte.

Dicen que los españoles tendemos a juntarnos mucho cuando vivimos fuera de España. ¿Sucede con los rusos lo mismo?

No aquí no nos solemos agrupar. Cuando vamos por la calle y oímos hablar en ruso, nos alejamos, una vez se conocen ya sí que se juntan.

Es curioso, porque pasa justo al revés que la vida en Rusia que tendemos a juntarnos más. Por ejemplo, en España si el autobús está vacío y te sientas, la próxima persona que entra se sienta en la punta más alejada. En cambio en Rusia no, allí la siguiente persona se sienta a tu lado para  conversar.

restaurante ruso en Madrid

¿Por qué un restaurante? ¿Viniste con ese objetivo o probaste otros negocios antes? ¿Tenías experiencia en restauración?

Un restaurante porque un día estaba con mi socia rusa estábamos bebiendo y soñando con la comida rusa, nos pusimos a recordar un restaurante de Rusia, el Yolki-Palki, una franquicia en la que se da de comer muy bien y pensamos lo que nos gustaría que en Madrid hubiera un restaurante ruso pero de verdad, de esos de comida casera. Y como somos como somos, pensamos que si queríamos  las cosas bien hechas, tendríamos que hacerlas nosotras mismas. Así, empezamos a buscar locales, al principio lo tomábamos como un juego,  hasta que vimos este local y dijimos, aquí mismo.

Empecé con la hostelería, luego la informática, luego al arte y ahora a la hostelería otra vez. Me sigo dedicando al arte, no son dibujos exactamente, soy más de 3D, me dedico al diseño de videojuegos,  pero como realmente no daba para comer decidí volver a esto.

Nunca es fácil abrir un negocio, y entiendo que hay dificultades añadidas si eres ruso. ¿Con cuáles tuviste que luchar en tu caso en concreto? ¿Alguna recomendación que quieras compartir con alguien que se encuentre en tu misma situación antes de abrir un negocio?

Tardamos unos dos tres meses en encontrar un buen local, la mayoría de aquí están orientados a cervecería, una barra enorme, mucho desayuno, pero nosotros queríamos dar de comer, por lo que necesitábamos lo contrario, una barra pequeña y salas grandes. Tardamos bastante en encontrarlo.

Luego también los problemas típicos económicos, de conseguir préstamos de los bancos, conseguir pagar toda la fianza que nos pedían… básicamente eso es todo.

Por el otro lado no tuvimos muchas dificultades porque el restaurante venía montado, no tuvimos que buscar maquinaria, hasta los antiguos dueños nos proporcionaron la lista de proveedores.

Mi recomendación es que primero empiece con mucho dinero (entre risas), y lo segundo que no se eche para atrás a los tres primeros meses porque vaya mal, al final todo se va acumulando, la gente va volviendo. Depende mucho la actitud, si tu les das un buen trato, los clientes vuelven, es aguantar y dar calidad.

¿Qué tipo de clientela es la más habitual en Gribok? ¿Tenéis mucha clientela rusa?

Al principio como no te conoce nadie, y no teníamos dinero para promoción, se asomaron los clientes del barrio. Por lo que la clientela habitual son las personas del barrio. Después mandamos cartas al Instituto Pushkin, al Centro Oficial de Idiomas, y a  algún sitio más, ha empezado a venir la junta directiva de los institutos, del consulado, sus alumnos… pero siguen viniendo más los del barrio.

Han venido un montón de rusos, al principio solo españoles, pero se ve que entre la gente  del barrio había algún ruso, y se empezó a correr la voz y ahora vienen muchísimos.

 ¿Trabajas platos típicos rusos o también de aquí?

Trabajamos cocina eslava, es decir, que abarca todos los países del noreste, platos búlgaros, checos, ucranianos, un poco de todo más lo que nos inventamos sobre la marcha, le metemos algunas variaciones a los platos que son bien acogidas, una cocina creativa pero basándose en lo tradicional.

No hacemos platos españoles para eso está el local de al lado. Aunque si hay un pedido en concreto de un cliente habitual que nos pida por ejemplo embutido de aquí o algún encargo específico, tampoco habría problema.

Has comentado antes que los antiguos dueños os cedieron la lista de proveedores, ¿ no utilizáis proveedores rusos? ¿Echas de menos algún ingrediente en concreto para el restaurante ruso?

Utilizamos proveedores españoles, menos uno o dos rusos para productos específicos. La mayoría de las cosas de la comida rusa, no se diferencia de aquí, es la misma carne picada, las mismas patatas cocidas, lo diferente es la forma de cocinarla. Luego sí que hay productos que pedimos como la cerveza rusa, el vodka ruso, o el arenque.

Echar de menos… ¿El caviar negro? (Entre risas). No, realmente ninguno, lo que echo de menos es que los traigan mas asiduamente, los proveedores son muy irregulares, a veces tienes que esperar meses para conseguirlos, y a veces tienes que comprar una cantidad brutal que la final la mitad se te acaba estropeando pero no hay otra manera de conseguirlo.

gribok restaurante ruso en Madrid

En general los rusos preferís la costa, para el que esté pensando venir a pasar unas vacaciones o mudarse aquí ¿Cómo se lo venderías?

Los rusos prefieren la costa, yo particularmente no, a mi me gusta más el norte de España, mis abuelo era asturiano y mi abuela cántabra. Prefiero el interior porque no me gusta la humedad. La costa está bien para ir de vacaciones.

Sí que lo recomendaría,  pero hay demasiado ruso para tan poco país, y también no sé como son los rusos ahora, pero a lo mejor algunos no encajarían muy bien aquí. Sobre todo lo recomendaría por el simple hecho de que aquí hay cielo, en Rusia siempre está nublado y las nubes son muy bajas. La gente muere joven entre otras cosas por eso. Pero realmente las mismas razones para cualquiera que venga aquí.

¿Dónde sueles ir de vacaciones por España? ¿Qué lugares recomiendas a otros rusos para ir de vacaciones? ¿Y para comprarse una casa?

Al norte, me compraría allí una casa, porque me recuerda a Rusia, echo de menos lo que son los bosques y los ríos porque en España no hay, lo que aquí se llama río en Rusia se llama arroyo. Pero España es un país mediterráneo con un clima muy bueno, y los rusos en general prefieren la costa.

 

Para acabar, ¿cuál es el plato estrella de Gribok? ¿Algunas recomendaciones para nuestros lectores? 

Por ejemplo, el plato estrella de estas navidades ha sido el pato estilo Praga, es eslavo, aquí es difícil conseguir patos a precios decentes, y a la gente le gusta como lo preparamos aquí.

Me gustan todos los platos, los comemos aquí muchas veces, en invierno ofrecemos más sopas, entran muy bien, en España no hay tanta cultura de cuchara como en Rusia. Es muy difícil decidirse por uno, pero por ejemplo las crepes, dulces o saladas, están muy buenas, ponemos el relleno que sea. Son Parecidas a las francesas pero un poco diferentes, más pequeñas y menos sosas.  Y por otro lado, a diario servimos filetes rusos que le gustan a todo el mundo.

 

 

Nos ha sorprendido mucho que en Gribok utilicen proveedores españoles, y es que lo que cambia, como en toda buena receta, es el toque personal. Dompick te recomienda que te acerques a este restaurante ruso de Madrid, a degustar en Gribok la mejor comida eslava. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *